LA DECISIÓN

LA DECISIÓN- EL PILAR DEL ÉXITO

No todas las decisiones en la vida son buenas y conducen al camino del éxito. La aceptación de este hecho nos ayuda a tomar decisiones cruciales en momentos críticos de la vida y así es como nacen los millonarios. Punto en blanco.

La indecisión es un obstáculo para el éxito que solo consume una buena cantidad de energía que podría usarse para dirigir su vida hacia un mejor camino por delante. Te ralentiza tu poder para tener éxito en la vida. Por otro lado, la decisión es una habilidad que puede agregar «emociones, campanas y silbatos» en la búsqueda de su éxito. Y ser decisivo no solo es tomar decisiones sino también apegarse a ellas. Cuando la mayoría de las personas no logran hacer la última parte, el éxito les llega a quienes se dan cuenta del poder de atenerse a sus decisiones. Al hablar sobre el liderazgo, nuevamente la decisión juega un papel muy importante. Las personas que tienen la capacidad de tomar decisiones correctas en tiempo real en la vida a menudo se convierten en grandes líderes.

Algunos consejos para ser más decisivo en tu vida:

1.-No te apresures en tomar tus decisiones
No te permitas a ti mismo ni a nadie presionarte mientras tomas decisiones importantes. Tómese su tiempo para realizar un análisis efectivo antes de llegar a una conclusión. Habrá momentos en que la velocidad del negocio en el mundo que te rodea te obligará a tomar decisiones rápidas, pero debes aprender a lidiar con situaciones difíciles.

2.-Deja la búsqueda de la perfección
Ser bueno en tomar decisiones se trata de medir bien los comentarios, las posibilidades, los pros y los contras para elegir la mejor decisión. Se trata de cometer errores, aprender de ellos y nunca repetirlos. No hay nada llamado «perfección» cuando se trata de tomar decisiones.
Pero hay planes bien informados que deben adaptarse y modificarse para satisfacer sus necesidades.

3.-Agiliza tus decisiones
Agiliza las decisiones que tomas en tu vida. Divide las grandes decisiones en pequeñas, pruébalas, evalúalas y modifícalas según tu demanda.

Al hacer esto, reduce los riesgos involucrados en todo el proceso
mejorando las posibilidades de éxito.

4.-Evaluar los mejores y los peores casos.
La evaluación y la valoración juegan un papel importante en el proceso de toma de decisiones. Cuando se encuentre en un dilema, evalúe la decisión y pregúntese: «¿Qué sucederá si la decisión resulta ser incorrecta?», «¿Cuál es el peor caso asociado con la decisión?», Etc.
Las respuestas a tales preguntas le darán claridad sobre la importancia de sus decisiones y su impacto en su vida en general.

5.-No mires atrás ni dudes de ti mismo
La duda es una barrera para su camino de éxito y, en su mayoría, conduce al fracaso.
Después de tomar una decisión, tenga confianza al respecto. Comprenda que ha evaluado claramente todos los pros y los contras antes de tomar la decisión. Esto sera útil para recuperar su autoestima perdida y la muy necesaria confianza en sí mismo.

Reúna la mejor información posible y concédale un pensamiento honesto y objetivo.
Luego, progrese y proceda con su decisión.

En la vida, habrá situaciones en las que tengamos que cambiar la ruta porque no tomamos la «mejor» decisión. Pero cambiar de ruta en algún momento es mucho mejor que estar continuamente paralizado por la indecisión.

A %d blogueros les gusta esto: